Batallas, largas campañas, viajes a lugares peligrosos… La adversidad es la forja de los héroes más capaces, cubiertos de cicatrices, que son recuerdos de tiempos terribles, a la vez que insignias al valor y la gloria. Son la huella de la supervivencia, de la superación, marcadas tanto en los cuerpos de los valerosos caballeros que encabezan sus tropas desde la primera fila, como en los de hábiles rufianes criados entre asesinos y bandidos, en lugares en los que solo prosperan los fuertes. 

De la misma forma que es el duro trabajo de la forja el que endurece el metal, es la experiencia la que fortalece a los neófitos, hasta convertirlos en la versión más capaz de ellos mismos. Sin embargo, la experiencia a menudo conlleva costes… 

Y todas estas aventuras, a la vez que dejan mella en los héroes, desgastan las vestiduras, las armas, todas las pertenencias que les acompañan en sus audacias. Porque no todos solemos ser tan hábiles como para salir pulcros e indemnes del combate. 

LA IMPORTANCIA DEL DISEÑO DEL VESTUARIO 

Como de todos es sabido, el atuendo de un personaje, su apariencia, cada detalle, cuenta mucho sobre el mismo. Por supuesto, no podemos fiarnos ciegamente de una primera impresión cuando estamos ante una persona. Sin embargo, su aspecto es el reflejo de su vida, de su entorno. De su historia. 

Esta cuestión es muy tomada en cuenta por los jugadores de LARP, cuando es el momento de escoger meticulosamente tanto el atuendo, armas y otros complementos, como la caracterización ideal para cada uno de sus nuevos personajes. Por supuesto, un diseño perfecto no hace un personaje por sí solo. Es nuestra labor después darle vida y volverlo real. Sin embargo, un buen diseño es un factor muy potente en cuanto a un aspecto primordial en el LARP: la inmersión, sentirse dentro de la historia y percibir todo a nuestro alrededor como real. 

Por todo esto es que algunas de las preguntas que nos hacemos a la hora de diseñar el aspecto de nuestro personaje es… “¿cómo es?, ¿qué ropa usaría?, ¿qué armadura llevaría 

al campo de batalla?” Nos ponemos en la piel de nuestro nuevo alter ego y pensamos en sus preferencias, sus necesidades, su contexto… Debe haber una explicación para cada detalle de nuestro vestuario. 

Yendo más allá en estas cuestiones, encontramos una que a menudo añade un extra sorprendente a nuestros trajes. Se trata del “envejecimiento” o “weathering”.

¿QUÉ ES EL WEATHERING? 

En pocas palabras, el weathering es el proceso con el que hacemos parecer más viejas o usadas las piezas que componen nuestro vestuario. A menudo sencillo de hacer, y que bien realizado suma una gran calidad visual a muchas prendas y complementos. 

El envejedido cuenta una historia, es la marca de viajes, batallas y aventuras. 

De hecho, si analizamos cómo está hecho el diseño de vestuario a nivel profesional en super producciones de cine, es habitual en las películas de ambientación medieval encontrar trajes desgastados, rotos, con mucha suciedad y polvo. Por supuesto a corde con el contexto de los personajes que los usan. Porque eso es en lo primero que debemos pensar antes de disponernos a envejecer el traje de nuestro personaje.

Arenz en Paradise I en 2016, evento por Ordo Invictus.

¿QUÉ TENER EN CUENTA PARA REALIZAR EL ENVEJECIMIENTO? 

¿Tiene sentido que nuestro personaje use prendas desgastadas? ¿Hasta qué punto? Por supuesto, no todos los personajes requieren el mismo trabajo de weathering. Estamos hablando, normalmente, de un contexto medieval, pero el concepto de pulcritud siempre ha sido importante. Sobretodo para personajes como nobles o caballeros, que incluso algunos disponen de criados que limpian sus ropajes y sacan brillo a sus armaduras, y su imagen es reflejo de su dignidad y clase. Sin embargo otros, como piratas o bárbaros, suelen parecer menos preocupados en ese tema. Pensar cómo de sucias o limpias son las ropas de nuestro personaje, depende de nosotros. 

Hemos hablado de nobles impolutos y bárbaros salvajes, pero normalmente los personajes están en un punto intermedio. La clave del weathering es la sutileza. A menudo, un poco de sombreado de desgaste en algunas zonas es bastante para hacer lucir la prenda mucho más realista. 

Fotograma del videotutorial de weathering del canal Adam Savage’s Tested 

Es normal que a todos nos pueda parecer un poco violento lanzarnos a envejercer una preciosa camisa que acabamos de comprar y que nos ha enamorado desde el primer momento. Sin embargo, y aunque las primeras veces nos suele costar, pensemos que customizar una prenda la vuelve única, algo exclusivo del jugador. 

Para asegurarnos que no vamos a estropear nuestros complementos, por supuesto es conveniente al principio experimentar en telas que no necesitemos y sobretodo, empezar poco a poco, y seguir hasta que quedemos satisfechos. 

Dicho todo esto, es el momento de ponernos manos a la obra… 

TÉCNICAS DE WEATHERING: EL “WASH” 

Uno de los procedimientos más habituales y efectivos. En pocas palabras, consiste en mojar la prenda o complemento con agua con algún pigmento disuelto en ella, habitualmente de color negro o marrón, y posteriormente se retira el exceso con un papel o se espera a que la mezcla se seque. Esta técnica oscurece de forma orgánica aquel complemento sobre el que se aplica, ya que el pigmento penetra en los huecos y los detalles. Hay diversas versiones de esta técnica. 

Este envejecido se utiliza tanto en tejidos como en props de cuero, metal o madera. Para emplearlo en estos complementos rígidos, suele usarse un pincel o brocha, aplicando la pintura en las zonas que queramos envejecer. Según lo agresivo que se quiera el weathering, se puede aplicar pintura más o menos aguada, o se puede retirar más o menos pintura después. En cuanto a las prendas de tela, la técnica varía un poco. Hay quien utiliza café o té para esto, pero la pintura acrílica sigue siendo recomendable ya que podemos jugar con más tonos. Nuevamente preparamos agua con el pigmento, pero ahora la pintura va a estar mucho más diluida. Lo justo para que se nos manchen las manos del color si las metemos en el agua. Podemos sumergir la prenda entera en el agua, y después ponerla a secar, o aplicar el agua con pintura sobre la prenda con brocha. Sea como sea, hay que tener cuidado con que la pintura se disuelva sin dejar tropezones de pintura, lo cual provocaría extrañas manchas en nuestra ropa, y no es lo que se pretende. Antes de secarse la prenda será bastante mas oscura que una vez terminado el proceso. Es muy importante para un resultado uniforme que la prenda seque bien estirada. Una vez haya secado, tendremos lista nuestra prenda. Un poco de pintura marrón y negra bastaría para convertir una camisa limpia en la típica prenda de un marinero que la ha usado durante varios meses de dura navegación.

EL “PINCEL SECO” 

Pasemos a una técnica más llamativa, además de efectiva. El famoso “pincel seco” ofrece resultados vistosos sin tener que mojar todas nuestras prendas. Pero es cierto que debemos ser cuidadosos ya que corremos el riesgo de tener resultados demasiado vistosos y no tan realistas. Pero esto puede ser ideal en ciertos detalles, ya que si hablamos, por ejemplo, de un estandarte de guerra orco, encontraremos de todo menos sutileza.

La idea es manchar una brocha o pincel con una cantidad mínima de pintura y pasarlo superficialmente dando brochazos rápidos sobre la prenda o complemento, de tal forma que solo los detalles más superficiales quedan manchados de pintura, realzándolos enormemente y destacando las texturas y tejidos. Una vez más, este proceso podemos realizarlo en prendas o complementos rígidos, en esta ocasión de igual forma. 

Es importante tener en cuenta una premisa a la hora de escoger los 

Foto de Bill Doran en Twitter (@chinbeard)

colores: sobre superficies de tonos claros vamos a usar colores oscuros (negro, marrón y grises oscuros) para representar la suciedad, y sobre tonos oscuros usaremos pinturas de tonos claros (marrones claros y grises claros), para generar aspecto de desgaste. Lo mejor para esta técnica es aplicarla por capas: empezamos con tonos más intermedios como gris oscuro, y acabamos dando tonos más claros y de forma mucho más superficial cada vez.

AERÓGRAFO O SPRAY 

Otro método para aplicar envejecimiento con pintura, para aquellos con un material algo más avanzado, sería el uso de aerógrafo para aplicar sombreados. Sin embargo, existe una alternatíva mucho más simple para estos efectos, y es tan básico como aplicar pintura en spray. 

Este efecto genera un aspecto de suciedad natural en nuestras vestiduras más expuestas al clima. Aplicado con tonos claros sobre prendas oscuras, logramos un efecto polvoriento, como el de una capa expuesta al clima. Y con colores oscuros en superficies oscuras, tenemos un aspecto de sombreado. 

Además, aplicando spray negro en un borde de tela previamente desgarrado, conseguimos un efecto de quemado bastante natural, lo que resulta mucho más eficaz que quemar realmente los tejidos, método que rara vez acaba bien… 

EFECTOS DE TELA ROTA 

Estas son las técnicas más habituales en cuanto a weathering. Sin embargo, para jugadores más atrevidos en cuanto a destrozar nuestras prendas o complementos, vamos a pasar a hablar de algunos consejos para desgastar tejidos. Un estandarte raído por el tiempo, la capa de un aventurero, los harapos de un no-muerto… Una gran cantidad de complementos ganan mucha fuerza visual con unos desgarrones hechos de forma orgánica. 

Fotograma del videotutorial de weathering de Nuclear Snail Studios

La forma mas típica, es sin más, hacer pequeños cortes en los bordes de la tela con unas tijeras. El truco es no cortar de forma normal, sino pasar el filo de las tijeras por el borde como si se tratase de una cuchilla de afeitar, a la vez que cerramos despacio las 

tijeras. Por supuesto, viene bien ayudarse de las manos para deshacer el tejido. También podemos hacer algunos agujeros y abrirlos con las manos, desgarrándolos para dar un aspecto orgánico. 

También puede servir pasar una lija muy agresiva por la tela. Incluso, una de las técnicas más insospechadas pero efectivas, es golpear el tejido con un martillo contra una roca, asfalto, o cualquier superficie dura y agresiva. Esto deshace rápidamente las fibras de la tela haciendo que se caiga a trozos. 

Como siempre, lo mejor es no aplicar una sola técnica, sino experimentar y combinar varias hasta conseguir un aspecto rico, natural y vistoso.

CONCLUSIÓN 

Bien realizadas estas técnicas, no solo añade un extra de espectacularidad a una gran veriedad de atuendos, sino que, una vez más, como en tantos otros aspectos del LARP, se trata de contar una historia. Cuando nos metemos en personaje nos convertimos en una pieza del engranaje que es una partida de Rol en vivo, y es ahí cuando la variedad, el esmero por los detalles, y sobretodo una buena actitud, enriquecen una gran experiencia compartida por todos.

Por David Barragán.

Eviltailors no se hace responsable de las opiniones volcadas por los autores externos de este blog.

Foto de portada: Paradise I de Ordo Invictus