En esta entrada de hoy quiero hablaros de los diferentes roles que pueden adoptarse en una partida de LARP, y cómo buscarse uno la vida en los diferentes tipos de rol en vivo al que puedes acudir. Así pues el auténtico desafío del guerrero en una partida de Rol en Vivo es pasártelo bien en todo momento, vamos a ver cómo:

El desafío eterno:

Partidas de mundo abierto, sand box o rol nórdico, diferentes palabros para un mismo concepto, guísatelo y cómetelo tú mismo. De ti depende el pasártelo mejor o peor. Partidas de mundo abierto, son aquellas  en las que se ha puesto una historia encima de la mesa con unas acciones que de forma irremediable van a suceder, por ejemplo, la historia podría ser; Un grupo de personas ha llegado huyendo de una guerra terrible a un pequeño valle, lo que no saben es que ese valle es el antiguo asentamiento de una raza maldita, y por las noches desaparece gente. Las acciones que pasarán seguro es que por la noche atacarán los malditos tratándose de llevar a alguien, y que finalmente se despertará el causante de dicha maldición, la forma de encarar estos acontecimientos  es la que determinará como nos hemos visto envueltos y nuestro desenlace.

No puedo decir que sea sencillo, es más para muchos jugadores este tipo de partidas son difíciles o frustrantes, sin una trama fija a la que poder agarrarte, es posible que haya largos períodos de inactividad en los que no sepas como desenvolverte. Vamos a tratar de arrojar un capote a los jugadores:

  • Ves a la taberna, si hay algún punto de referencia en el que siempre puedes buscar información, averiguar que pasa o ganarte un dinero, seguro es en la taberna. Además este emplazamiento también suele ser epicentro de alguna que otra aventura o trama. Seguro que el tabernero sabe algo que esté pasando, aflójale la lengua con unas monedas. Aplica lo mismo en burdeles o gremios.
  • Vamos a partir dientes, únete a algún grupo de mercenarios, puede ser de forma permanente o de forma puntual. En cualquier caso entrarás en trama mediante contrato con alguien que esté en apuros, o necesite protección o quiera desequilibrar un combate con vuestros servicios. Llegado el momento siempre puedes dejarlos tirados y servir a la causa que mejor te convenga, eso sí añade a tu saquito de enemigos un capitán mercenario.
  • La formidable y corrupta guardia de la ciudad, la guardia siempre está en el centro de todos los problemas, bien sea porque tiene que proteger la ciudad, porque está corrupta hasta la médula o porqué sirve a alguien corrupto hasta la médula. En cualquier caso ayudarles de alguna forma siempre será bien recibido. Nunca hay suficientes guardias. Problema principal, traicionar a la guardia nunca ha sido bueno para la salud de nadie, ten cuidado con los movimientos que das cuando quieras desvincularte de ellos. Lo mejor es una renuncia consensuada.
  • Búsqueda de riquezas, si hay cosas que recoger, recógelas u ofrece tus servicios de protección a quien quiera ir a recoger madera o mineral. El dinero siempre fue buen amigo de la información y la información es poder.
  • Establecer puentes, siempre hacen falta diplomáticos y aunque puede ser peligroso, si tienes buenas habilidades dialogando, trata de ofrecerte como diplomático en un conflicto. Muchas veces hay bandos que directamente no pueden acceder a ciudades o fortalezas para negociar sus condiciones, tú puedes hablar por ellos, pero ten cuidado y mide tus palabras o tu cabeza puede pasar a formar parte de la decoración del castillo.

Estos son algunos ejemplos de cosas que se pueden hacer en un Sandbox, además de unirse a gremios, explorar los bosques, cazar tesoros o simplemente cazar personas, pero hay muchas más y espero que estos ejemplos os inspiren a buscar retos en partidas de mundo abierto. Lo divertido de un Sand box es que aunque por la noche ataquen los malditos como ejemplificábamos antes, y haya un mal evidente que debe ser encarado, hay quien preferirá seguir las viejas rencillas de la guerra de la que huían estas personas, esto lo hace tan impredecible y divertido, recuerda, que lo que para tí puede ser una prioridad a solucionar, para otro personaje puede ser una oportunidad que aprovechar.

El desafío escrito:

Partidas guionizadas o con una trama escrita. Los jugadores saben de antemano como van a interrelacionarse unos con otros mediante una breve historia que se les ha facilitado. Suelen incorporar misiones concretas cómo: Evita que la banda x consiga el tesoro Y, o debes acabar con la vida de fulanito. Estas partidas tienen un doble desafío para los jugadores y vamos a explicar cuáles:

  • He acabado con mi trama durante las primeras 3 horas de partida, adiós a la diversión. Nada más lejos de la realidad!
    • Imaginemos que debías acabar con la vida de alguien o descubrir un secreto y lo consigues rápido, la situación de tu hallazgo obliga a tu personaje a huir de la zona. Podríamos presuponer que la partida ha acabado aquí. Pero hay formas de añadirle emoción a tu partida a la par que alargar un poco más el juego.
      • Quédate en la zona todo un día. Si debías huir porque de lo contario tu vida podría correr serio peligro, no huyas hasta pasado un día (o el tiempo que tu consideres), los motivos pueden ser muchos, te has enamorado del hijo del tabernero, tu hermana pequeña no ha podido huir contigo, has quedado con el carruaje que te recogerá a medianoche. Estas excusas te las puedes inventar tú para añadirle dramatismo a la trama. Ahora tu partida se acaba de convertir en una survival movie, disfruta de ello!
      • ¿Te has asegurado que tu fin de partida llega a los oídos adecuados?, a veces no es tan solo averiguar o completar, que algún noble o alguien reconocido por todos sea consciente de ello y se asegure que tu verdad prevalecerá es importante. Y sobre todo acuérdate de que se sepa quien lo hizo, por eso el zorro marcaba a sus enemigos con una Z.
      • Mátalos a todos, ha quedado alguien que podría vengarse de ti por tus acciones, ha llegado el momento de eliminarle si no quieres estar toda la vida vigilando tu espalda.
    • Ahora vamos a suponer que efectivamente tu final era definitivo, y no puedes hacer ninguna de las acciones antes mencionadas para alargar la partida, que hacemos:
      • Rebotea tu personaje en otro, estudia la situación durante un momento y mira a ver como podrías encajar, tal vez podrías llegar de nuevo a la ciudad como otro personaje, que busca unirse a la guardia. O es un mercenario, o tal vez te has dado cuenta que no hay médicos en la zona, tu puedes ser ese personaje secundario que te has dado cuenta que falta. Simplemente ha de quedar claro que ya no eres Pepito el descuartizador de Marienburgo, si no que eres Joe el Bonachón el nuevo tabernero. Para ello llevar algo de atrezzo auxiliar siempre puede ir bien, si no improvisa un poco con tu vestuario. Esta opción necesita irremediablemente la aprobación de un máster, habla con ellos, y explícales tus intenciones.

Como podéis ver ambos tipos de vivo tienen sus desafíos y dificultades, y depende siempre de vosotros y vuestro ingenio. No he mencionado los wargames con trama, porque hacer vida de campamento y vivir junto a tus compañeros de armas es en sí mismo la diversión de la partida y cómo te lo pasarás bien, luchando y viviendo cual soldado.

Bueno hasta aquí esta pequeña entrada que espero os sea de ayuda la próxima vez que estéis aburridos  en un vivo. Es un fin de semana en el que te lo has de pasar a lo grande y recuerda que para ello no hace falta siempre ser el protagonista, siempre puedes pasar un buen rato con amigos y conocidos contándoles cuentos en la plaza del pueblo. A fin y al cabo al final todo se reduce a disfrutar un buen fin de semana rodeado de amigos.

Su sabiduría viene de lejos, de fértiles valles repletos de sapiencia, Sigurd se crió comiendo jugosas bayas de conocimiento que germinaron en pozos de basto intelecto.